El Presidente del Gobierno ha vuelto de sus vacaciones manifestando su propósito firme de que nada ni nadie le desviará de su objetivo que es sacar de la crisis a España y muy optimista, anunciando que el año que viene anunciará por estas fechas una bajada de impuestos.

Es posible que sea porque tiene poco sobre lo que hablar… que no lo creo, o porque comienza a ahondar en el(los) la convicción de que las españolas y los españoles somos tontos.

En lugar de anunciar medidas para paliar las situaciones evidentes e informadas que está viviendo un alto número de familias en nuestro país, como son afrontar la situación de malnutrición, la falta de recursos para la vuelta al colegio, etc se dedican, cuando no a negar la existencia, a depositar en exclusiva la responsabilidad en los padres de la cobertura de necesidades básicas de menores.

Piensan que los gobiernos y la sociedad en general, no tienen nada que ver en la construcción de dicha sociedad.

Pueden pensarlo, si quieren, forma parte de su lógica neoliberal pero las evidencias no pueden negarse y los informes solventes, tampoco.

España es día a día más pobre. Existe pobreza infantil. La tasa es una de las más altas de los países industrializados, sólo superada por Letonia, Estados Unidos y Rumanía. Así queda reflejado en el estudio realizado en 29 países por la Oficina de Investigación de UNICEF Innocenti Report card no. 11: Bienestar infantil en los países ricos.

La posición de España es preocupante en dos de las cinco dimensiones estudiadas: bienestar material (posición 24 de 29) y educación (26 de 29).

La pobreza es evitable ya que es sensible a las políticas sociales y distribución de ingresos y riqueza. Los países protegen de forma desigual a sus menores en función de las políticas que se aplican.

Y esto, no es un anuncio de nada. Es la cruda realidad de este país.

Crean ustedes lo que quieran.