Isaac Mao1, empresario, blogger e investigador en el campo de la enseñanza 2.0, considera que la condición de compartir del ser humano forma parte de su propia naturaleza, es decir, en la propia sinapsis neuronal, por lo tanto está codificado en el genoma humano. Existe una predisposición innata que él denomina sharismo2 (del inglés share, compartir). Para Mao el “sharismo” es el “Espíritu de la Era de la Web 2.0” y lo resume en una frase: “Cuanto menos compartes, menos poder tienes3. El sharismo será la política de la próxima superpotencia global. No será un país, sino una nueva red humana unida por el software social

Casi todas las actividades que implican compartir generan resultados positivos, se logra, de acuerdo con Mao una felicidad inmediata que actúa como primera recompensa pero tenemos otras:

  • Recibir comentarios, sabremos si hemos logrado provocar interés, apreciación, emoción.
  • Acceso a todo el material que tus amigos están compartiendo en sus redes sociales.
  • Todo el material compartido puede ser reenviado, puesto en circulación y republicado a través de las redes de otras personas. Este efecto cascada puede hacer que tu obra llegue a las masas en red.
  • Podemos permitir que los demás creen obras derivadas a partir de lo que compartes. Esta decisión puede dar lugar fácilmente a un efecto bola de nieve que resulte en más creaciones, por parte de la gente que está en los nodos clave de la red y que comparten la misma pasión por crear y compartir.

Cuanta más personas participen en el espíritu del sharismo, más fácil será lograr unos medios de comunicación 2.0 bien equilibrados y equitativos hechos por la gente a su medida. Los medios de comunicación no serán controlados por ninguna persona concreta sino que residirán en la propia distribución de la red social. Los derechos sobre los medios de comunicación pertenecerán a todos. Podemos ser productores y consumidores en un sistema de este tipo.

¿Qué ocurre con los derechos de autor? El entorno en el que se comparte está más protegido de lo que se piensa. Muchas de las nuevas aplicaciones sociales permiten configurar fácilmente los términos de uso. Cualquier violación de los términos puede ser perseguida no solo en los tribunales, sino por parte de tu propia comunidad. El público, que se beneficia de la información compartida, puede convertirse también en la salvaguarda de los derechos.

El sharismo pretende transformar el mundo en un Cerebro Social emergente: un híbrido interconectado de gente y software. Somos Neuronas en Red conectadas entre por las sinapsis del software social. [...] Cuanto más colectiva sea nuestra inteligencia, más sabias serán nuestras acciones” (Mao, 2008 )4.

Tomado de (Arribas,2011

1http://www.isaacmao.com/meta/

2http://sharism.org/

3http://www.isaacmao.com/meta/2008/04/sharism-slide.html

4MAO, ISSAC: “Sharism: A Mind Revolution” en <<Free Soul>> http://freesouls.cc/ traducido en http://www.nodosele.com/blog/2008/12/08/el-sharismo-de-isaac-mao/