Una vez que tenemos realizado el análisis de la organización y del entorno, definida la misión, visión, objetivos y estrategias, pasaremos a la redacción del plan estratégico. En la redacción del plan estratégico ordenaremos y sistematizaremos la información de la que disponemos. Esta sistematización debe ser realizada en un primer momento por una persona o por un número reducido del equipo de acompañamiento, posteriormente puesta a disposición de los miembros de la organización para que pueda ser enriquecida en un Wiki o suite ofimática online. Posteriormente deberá ser revisado, por el equipo líder y después aprobado por la junta directiva. Un plan debe reunir las siguientes características (Zerilli, 1992)1 y (Vasconcellos, 2001)2:

  • Claridad. Se trata de constituir una guía para la acción, debe formularse de forma que permita una fácil comprensión y una interpretación unívoca. El plan debe exponer las ideas de la forma más sintética posible.
  • Sencillez. Debemos prescindir de todos los elementos no directamente necesarios para la acción, la claridad y la comprensión. No vale la pena escribir tantas palabras que oculten lo esencial, se deben comunicar con claridad los mensajes esenciales
  • Lógica. Debe contener una lógica propia, tanto en lo que se refiere a la sucesión de las acciones y las fases, como de las deducciones y conclusiones sacadas.
  • Realismo. Debe ajustarse a la realidad objetiva, excluyendo conjeturas no verificables.
  • Precisión. Debe suministrar una indicación y una guía precisas sobre las acciones a desarrollar para el logro de los objetivos.
  • Continuidad. Debe disponerse de forma que haya una continuidad en su realización.
  • Unidad. Debe tener un carácter unitario, sus distintas partes y los programas particulares que los constituyen no deben encontrarse en oposición unas con otras.
  • Elasticidad. Puesto que no es posible conocer y prever todos los sucesos futuros, es necesario que el plan posea la elasticidad suficiente para poder adaptarse rápidamente y sin perjuicio para su eficiencia a las exigencias y situaciones que vayan surgiendo.
  • Estabilidad. Una vez planificado debe estar sujeto solamente a las adaptaciones exigidas por las circunstancias y no es continuamente corregido.
  • Economía. Eliminación de costes y gastos inútiles para su elaboración.
  • Adecuación. Debe responder siempre a las exigencias de la situación en lo que se refiere a su planteamiento, amplitud, contenidos, etc.
  • Aceptación. Debe formularse y presentarse de forma que no suscite resistencias ni desconfianzas en aquellos que deberán ponerlo en marcha, por ello debemos fomentar la participación en la medida de lo posible.

El documento final de un plan puede tener los siguientes apartados (Munuera y Rodríguez, 2002) 3 y (Cámara, 2005)4:

Presentación del Plan. Una carta de presentación del presidente introduce el plan y le da un “sello de aprobación”.

Introducción. En una o dos paginas deben quedar reflejados los aspectos fundamentales del plan, funcionando a modo de resumen de los elementos esenciales. Debe dar respuesta a preguntas como ¿Cuál es la situación actual? ¿Hacia donde quiere dirigirse la organización? ¿Cómo logrará sus objetivos? Suele contener los valores y principios, la misión, visión y las principales líneas estratégicas. Además se incluye como se ha realizado el proceso de planificación, centrándose en los elementos metodológicos más importantes, participantes y alcance del plan.

Análisis del entorno: Se incluyen un resumen con los principales datos del entorno, centrándose fundamentalmente en tendencias, perspectivas y evolución del entorno.

Análisis de la organización: Debe contener un conjunto de condiciones generales, de la competencia, la organización, etc. que permitan constatar los resultados logrados en los últimos años:

  • Breve historia de la organización.
  • Situación actual.
  • Factores claves de la organización.
  • Principales usuarios.
  • Puntos fuertes y débiles.
  • Elementos estratégicos.
  • Posición de la organización.

Objetivos y Estrategias: Definir los objetivos a lograr en el periodo de vigencia del plan. Deben ser coherentes entre sí y estar jerarquizados, para permitir una correcta asignación de responsabilidades. La elección de estrategias debe plantearse cuidadosamente dada su influencia en los recursos, capacidades, estructura, etc.: Objetivos, ejes estratégicos, acciones.

Sistema financiero y de control: Elaboración del plan financiero para el cumplimiento de plan.

1ZERILLI, ANDREA: Fundamentos de organización y dirección general”. Deusto, Bilbao, 1992.

2VASCONCELLOS, JORGE A.: “Los señores de la guerra. Medición de la estrategia y la táctica para conseguir ventaja competitiva en los negocios”. Díaz de Santos, Madrid, 2001.

3MUNUERA ALEMÁN, J.L. y RODRÍGUEZ ESCUDERO, A.I.: “Estrategias de marketing: Teoría y casos”, Pirámide, Madrid, 2002.

4CÁMARA LÓPEZ, LUÍS: “Planificación Estratégica: Guía para entidades sin ánimo de lucro que prestan servicios de inserción sociolaboral”. Cideal, Madrid. http://www.cideal.org/fse/manuales.htm 2005