Una vez analizado el contexto interno y externo y fijado la misión, visión y priorizados los objetivos, debemos pasar a la elección de las estrategias adecuadas. Una estrategia “es una línea, un camino, que indica y plantea cómo lograr una misión u objetivo para nuestra organización” (Asís, Gross, Lillo y Rabadán, ¿?)1, muestra los pasos fundamentales que una organización debe dar para el logro de los objetivos y lograr ventaja competitiva. Ventaja competitiva es el “dominio y control por parte de una empresa de una característica, habilidad, recursos o comportamiento que incrementa su eficiencia y le permite distanciarse de la competencia” (Bueno y Morcillo, 1994)2, se produce básicamente por liderazgo de costes y diferenciación del producto (Porter, 1982)3. Los cuatro elementos o componentes fundamentales de la estrategia son (Ansoff, 1976)4:

  • El campo de actividad. Viene dado por los diferentes proyectos que la organización gestiona o quiere gestionar.
  • Capacidades distintivas. Se incluyen los recursos (físicos, tecnológicos, financieros, humanos, etc.) y las habilidades presentes o potenciales que controla la organización y con los que puede hacer frente a los retos.
  • Ventajas o características diferenciadoras del resto de organizaciones.
  • Efecto sinérgico. Interrelación entre las diferentes áreas de la organización. 

Las estrategias deben cumplir las siguientes características (Mintzberg, Quinn y Ghoshal, 1999)5:

  • Consistencia: No deben presentar objetivos y políticas que sean mutuamente inconsistentes.
  • Consonancia: Debe suponer una respuesta adaptativa al entorno, así como a los cambios que se puedan producir en éste.
  • Ventaja: Debe ofrecer la oportunidad de crear y mantener una ventaja en el área de actividad seleccionada.
  • Viabilidad: No debe exigir demasiado de los recursos disponibles, ni crear problemas secundarios irresolubles. 

La selección de la estrategia más adecuada supone un proceso de toma de decisiones, este es “el proceso que conduce a la selección entre diversos cursos de acción alternativos” (Fantova, 2005)6. No es un proceso completamente racional y entran en juego valores, principios, cultura de la organización, etc. El problema al que nos enfrentamos es la dificultad de establecer un proceso racional para elegir la estrategia adecuada, debido a la complejidad de la decisión y la incertidumbre de un entorno cada vez más complejo (Navas y Guerras, 2002)7. Cuando tenemos que elegir entre diversas opciones, cuanta mayor capacidad tengamos para conocer y solucionar los factores que limitan el logro de un objetivo, mejor se puede seleccionar la alternativa más adecuada, este es el denominado principio del factor limitante (Koontz y O´Donnell, 1985)8. Para estar en condiciones de adoptar una decisión adecuada se requiere básicamente disponer de información suficiente sobre la naturaleza del problema planteado, contar con la libertad para actuar, y conocer adecuadamente la organización donde se desarrollará la estrategia.

A priori, en ocasiones incluso a posteriori, es difícil saber que una estrategia es óptima y garantizar que tendrá éxito (Rumelt, 1993)9. Esto, entre otros factores, fundamentalmente debido a que nadie puede tomar decisiones por aquello que ya sucedió, se deben tomar decisiones para el futuro, y el futuro siempre entraña incertidumbre, además podemos tener dificultades para ver las diferentes opciones que existen para lograr un objetivo, y cuando tenemos identificadas las opciones ¿Cómo optar entre las distintas alternativas, en ocasiones con criterios diferentes y no medibles?, ¿Cómo valorar los riesgos de esas decisiones estratégicas? (Koontz y O´Donnell, 1985)10. Existen algunos elementos que dificultan o favorecen el carácter racional del proceso de selección de estrategias (Dean y Sharfaman, 1993)11:

  • Amenaza de otras organizaciones, cuando la competencia es más intensa y el entorno más hostil, la racionalidad del proceso tiende a aumentar ante la importancia de las decisiones.
  • Importancia de la decisión, cuando la decisión es más importante se tenderá a analizar en mayor profundidad.
  • Control externo, si existen mecanismos de control externo sobre las decisiones adoptadas se utilizará más información y técnicas de análisis.
  • Conflicto de objetivos, el conflicto de objetivos entre diferentes grupos hace que la decisión sea menos racional.
  • Incertidumbre, cuanto mayor sea la incertidumbre en el proceso de elección menor será el grado de racionalidad.
  • Tamaño de la organización, en las organizaciones de mayor tamaño las decisiones se hacen más complejas por lo que aumenta la dificultad para aplicar métodos racionales de decisión. 

El proceso de decisión se halla condicionado por un amplio conjunto de factores (López, 1998)12:

  • Factores de carácter objetivo, como son los que representa la estructura básica del problema que requiere la decisión.
  • Factores de carácter subjetivo:
  • Evaluación de las circunstancias en que se presenta el problema.
  • La evaluación de las consecuencias del problema y de los resultados de la decisión que se adopte.
  • Factores organizacionales o institucionales 

Para que la elección de una estrategia se considere correcta y racional es necesario que permita alcanzar el objetivo de la mejor forma posible, dadas las circunstancias y las condiciones en las que se realiza y los medios de que se disponen, teniendo en cuenta los valores que los miembros asocian a las distintas alternativas y a sus consecuencias armonizando con los valores generales de la organización (Zerilli, 1992)13. No podemos olvidar que cuanto más cuidadosamente se desarrollen y más claramente se entiendan las estrategias, más firme y efectiva será la estructura del plan (Koontz y O´Donnell, 1985)14. Una estrategia tiene diferentes dimensiones (Sánchez y Cantarero, 2002)15 y (Hax y Majluf, 1997)16:

  • Estrategia como un conjunto coherente y unificado de decisiones.
  • Estrategia como medio para establecer el propósito de la organización a través de objetivos a largo plazo, programas y prioridades de utilización de los recursos.
  • Estrategia como definición del alcance o dominio competitivo de la organización.
  • Estrategia como una respuesta a oportunidades y amenazas externas, así como fortalezas y debilidades internas, para adquirir ventaja competitiva.
  • Estrategia como un patrón para la toma de decisiones.
  • Estrategia como un canal para establecer y diferenciar la labor y responsabilidades de gestión a nivel corporativo y funcional.
  • Estrategia como una definición de las contribuciones económicas y no económicas de la organización para con sus miembros, socios y personal integrado en el desarrollo de su actividad.
  • Estrategia como el camino que debe recorrer la organización.
  • Estrategia como una forma de planificar la adquisición de recursos. 

Para la adecuada selección de estrategias debemos responder diferentes preguntas ¿Cómo se cumple mejor la misión establecida?, ¿Para qué se está mejor capacitado?, ¿Es aceptable para la mayoría de los miembros?, ¿Es consistente con el entorno de la organización?, ¿Tiene relación con los objetivos de la organización?, ¿Qué riesgos existen en cada caso?, ¿Aprovecha las oportunidades y fortalezas y evita las amenazas y debilidades? (Paredes y Pérez)17 y (Algalia, 2002)18.

Puede ser conveniente antes de formular las estrategias actuales evaluar en un Wiki las estrategias pasadas, debemos debatir en torno a ¿cuáles han sido los logros? ¿Qué obstáculos nos hemos encontrado? Todo ello en torno a las planificadas, las usadas, las abandonadas, las nuevas que hemos adoptado y las imprevistas. Un cuadro de análisis como el siguiente puede ayudar al moderador a sistematizar la información lograda:

Análisis de estrategias

Logros

Obstáculos

1 Las que planeamos

a –

b-

c –

   
2 Las que están en uso

a-

b-

c-

   
3- Las que dejamos de lado

a –

b –

c –

   
4- Las que están surgiendo

a –

b –

c –

   
5 Las imprevistas

a –

b-

c-

   

Tomado de (Camisaza, Guerrero De Dios,¿?)19

 Una vez terminado el análisis de las estrategias pasadas, pasaremos a seleccionar las opciones apropiadas, eligiendo aquellas que contribuyen al objetivo de la mejor forma. En nuestro Wiki trataremos de ver qué tenemos que hacer para que puedan cumplirse los deseos expresados (objetivos). Con la lista de los deseos expresados cada persona al menos debe plantear para uno de ellos cuáles son las estrategias más adecuadas para su logro, sin pensar de quien sería la responsabilidad de implantarlas. Una vez que tenemos las estrategias generadas, debemos concretar y ordenar las estrategias graduándolas de acuerdo con sus posibilidades de implantación:

  • Mayor grado de viabilidad, el hoy. De las estrategias debemos señalar aquellas que se pueden aplicar ya y dependen de nosotros, responden a procedimientos internos de la organización, de nuestros equipos, de nuestro trabajo.
  • Menor grado de viabilidad, lo que se puede hacer si se dan determinados pasos o condiciones. En estas estrategias debemos definir las acciones que podemos realizar para preparar las condiciones que nos permitan lograr el objetivo deseado, o los pasos que deben dar otros.
  • El pasado mañana, lo que no depende de nosotros. De las estrategias propuestas puede haber algunas que no podemos concretar pero que nos pueden servir como punto de referencia para orientar las acciones que realizamos. 

Lo que podemos hacer hoy, depende de nosotros, de cómo organicemos nuestro equipo y nuestro trabajo

Lo que se puede hacer si se dan determinados pasos o condiciones

Lo que no depende de nosotros pero seria importante para el desarrollo de la organización

 De esta forma tendremos los objetivos básicos de nuestra organización, posibles estrategias para lograrlos y el grado de dificultad para la implantación de esas estrategias.

1ASÍS, A., GROSS, D., LILLO, E. Y RABADÁN, J.: “Manual de ayuda para la gestión de entidades no lucrativas”. http://www.fundacionluisvives.org/BBDD/publicaciones/documentacion/Manual_web.pdf Fundación Luís Vives, Madrid. http://www.fundacionluisvives.org/BBDD/publicaciones/documentacion/Manual_web.pdf Fundación Luís Vives, Madrid.

2BUENO CAMPOS, E y MORCILLO ORTEGA, P.: “Fundamentos de economía y organización industrial”. McGraw-Hill, Madrid, 1994.

3PORTER, M. E.: “Estrategia Competitiva”. CECSA, 1982.

4ANSOFF, H. I.: “La estrategia de la empresa”. Universidad de Navarra, Pamplona, 1976.

5MINTZBERG, H; QUINN, J. B. y GHOSHAL, S.: “El proceso estratégico”. Prentice-Hall, 1999.

6FANTOVA AZCOAGA, FERNANDO (2005): “Manual para la gestión de la intervención social”. CCS, Madrid, 2005.

7NAVAS LÓPEZ, J. E. y GUERRAS MARTÍN, L. A.: “La dirección estratégica de la empresa: Teoría y aplicaciones”. Civitas, Madrid, 2002.

8KOONTZ, H. y DONNELL, C.: “Administración”. McGraw-Hill, México, 1985.

9RUMELT, R. P.: “La evaluación de estrategias de negocios”, en Mitzberg y Quinn (ed.) “El proceso estratégico. Conceptos, contextos y casos”. Prentice-Hall, México 1991.

10KOONTZ, H. y DONNELL, C.: “Administración”. McGraw-Hill, México, 1985

11DEAN, J. W. y SHARFMAN, M. P.: “Procedural rationality in the strategic decision-making process”. Journal of management review, vol 17, nº 15, 1993.

12LOPEZ CACHERO, M.: “Análisis y adopción de decisiones”. Pirámide, Madrid, 1998.

13ZERILLI, ANDREA: Fundamentos de organización y dirección general”. Deusto, Bilbao, 1992.

14KOONTZ, H. y DONNELL, C.: “Administración”. McGraw-Hill, México, 1985.

15SÁNCHEZ, Y y CANTARERO, G.: “MBA de bolsillo”. Martínez Roca, Barcelona, 2002.

16HAX, A. C. y MAJLUF, N. S.: “Estrategias para el liderazgo competitivo”. Granica, Buenos Aires, 1997.

17PAREDES SANTOS, A. y PÉREZ COSCIO, L.: “Planificación estratégica de Organizaciones no gubernamentales”. FICONG, Buenos Aires. http://www.preval.org/documentos/00492.pdf 1994.

18ALGALIA, S. COOP.: “Manual de gestión de entidades juveniles”. Consejo de la Juventud de España, Madrid. http://www.cje.org/publicaciones.nsf/docs/5F7ENPISAZ?opendocument 2002.

19CAMISAZA, ELENA, GUERRERO, MIGUEL y DE DIOS, RUBÉN: “Planificación Estratégica: Metodología y plan estratégico de las organizaciones comunitarias”.