La Web 2.0, potencia la inteligencia colectiva y nuevos procesos y formas de aprendizaje. Sin embargo, no es un concepto nuevo, es una forma en que las organizaciones se agrupan para compartir y colaborar, para encontrar una ventaja individual y colectiva mayor que si cada participante hubiese permanecido solo. La inteligencia colectiva es aquella que se halla repartida por todas partes, valorada y contrastada de manera continúa, coordinada en tiempo real, que conduce a una movilización efectiva de las capacidades, cuyo objetivo primordial es el conocimiento y enriquecimiento mutuo de las personas (Del Arco, 2009)1 desde otro enfoque podemos definir inteligencia colectiva como la capacidad de un grupo de personas para colaborar en orden a decidir sobre su propio futuro y alcanzarlo en un contexto complejo (Noubel, 2006)2.

La Web 2.0 permite superar dos de las limitaciones más importantes de la inteligencia colectiva “clásica”. Sólo un número limitado de participantes pueden interactuar, ya que si no la complejidad es muy elevada y esto limita los resultados efectivos; y los participantes necesitan estar físicamente juntos para poder interactuar adecuadamente.

Podemos encontrar diferentes conceptos en torno a este tema, que de forma directa o indirecta, tienen relación, algunos, más visionarios, previos a la revolución de la Web 2.0, otros tratando de explicar lo que estaba ya sucediendo:

  • Organizaciones inteligentes, Peter Senge.
  • Intercreatividad, Berners-Lee.
  • Inteligencia colectiva, Pierre Levy.
  • Multitudes inteligentes, Howard Rheingold.
  • Sabiduría de las multitudes, James Surowiecki.
  • Arquitectura de la participación, Tim O’Reilly

1 DEL ARCO, JAVIER: “La sub-era de la inteligencia colectiva” http://www.tendencias21.net/biofilosofia/La-sub-era-de-la-inteligencia-colectiva_a51.html 23 de marzo de 2009

2 NOUBEL, JEAN-FRANÇOIS: “Inteligencia colectiva: La revolución invisible” 2006