La Obra Social “la Caixa” pone en marcha la iniciativa “BUSCAMOS COMPAÑEROS DEL ALMA”

 Si alguna vez has pensado en lo importante que es contar con alguien en los momentos

difíciles de tu vida y en el apoyo que podrías prestar a los demás, necesitamos personas como tú.

Este post es un poco especial.  En un momento donde prácticamente han desaparecido las obras sociales de las Cajas o han quedado reducidas a su mínima expresión y cuando más se necesita la colaboración de todos y todas nos parecía importante difundir el proyecto “Buscamos compañeros del alma“.

El Programa para la atención integral a personas con enfermedades avanzadas de la Obra Social “la Caixa”, cuyo objetivo es acompañar a las personas que se encuentran en momentos muy difíciles, próximos al final de su vida, ha puesto en marcha la campaña “Buscamos compañeros del alma”. Esta campaña busca incorporar voluntarios a los distintos equipos sanitarios de cuidados paliativos con los que el Programa colabora.

La labor que desempeñan los voluntarios resulta esencial en el Programa ya que colaboran activamente con los 29 equipos de profesionales repartidos por toda España, escuchando y acompañando a pacientes y familiares, hasta convertirse en su “compañero del alma”.

33.000 enfermos avanzados y cerca de 52.000 familiares atendidos desde 2009

Dado que la demanda crece día tras día, así como la necesidad de incorporar nuevos voluntarios que den soporte a los diferentes equipos, la Obra Social ”la Caixa” ha puesto en marcha una campaña de captación de voluntariado difundiendo a través de diferentes canales toda aquella información necesaria para convertirse en un “compañero del alma”.

Dicha información está disponible en hospitales, universidades, centros de salud, asociaciones religiosas, colegios y asociaciones profesionales, parroquias, asociaciones de pacientes, asociaciones de mujeres, centros cívicos y culturales, redes de voluntariado social, centros de mayores entre otros.

Para solicitar información se puede llamar al 902 22 30 40 o bien visitar www.compañerosdelalma.com.

Una formación específica

Para atender a estas personas en la difícil situación en que se encuentran, se requieren unas aptitudes muy específicas. Además, todas las personas interesadas en ser “compañeros del alma”, reciben una formación por parte de cada equipo.

Esta formación, además de transmitir conocimientos y formas de trabajo, permite a los voluntarios sentirse más seguros con la labor a realizar. Además de esto, afrontar la tarea con iniciativa y creatividad, y compartir dudas, alegrías o dolor con el equipo de expertos en atención psicosocial y cuidados paliativos con los que se trabaja, ayudará al voluntario a acompañar al paciente de manera plena, consciente y enriquecedora.

Cómo son los “compañeros del alma”

La labor del voluntario es una parte esencial de estos equipos de apoyo psicosocial (EAPS), la escucha y el acompañamiento a pacientes y familiares es vital y le lleva a convertirse en un “compañero del alma”.

Pero es importante matizar que más allá de las motivaciones que lleven a cada persona a querer participar de este programa, bien sean motivaciones por compromiso social, creencias religiosas, intereses profesionales, experiencias personales de pérdida o agradecimiento ante situaciones vividas, es necesario resaltar que los voluntarios para el Programa para la atención integral a personas con enfermedades avanzadas deben de tener unas cualidades especiales que les permitirán llevar a cabo su labor positivamente.

Así, estos “compañeros del alma” deben tener:

  • Madurez emocional

  • Aceptación de que toda vida tiene un final y de que éste puede entrañar sufrimiento

  • Capacidad de acogida

  • Escucha activa

  • Comprensión

 Los “compañeros del alma” son personas con grandes dosis de calor humano, amabilidad, cariño y respeto. Es importante que sean discretas, humildes, constantes y responsables, que sepan escuchar y que tengan una actitud dinámica, positiva y colaboradora. Desde un punto de vista organizativo se requiere ser mayor de 18 años, disponer de tiempo para llevar a cabo la acción voluntaria, tener algún conocimiento relacionado con los cuidados paliativos y poseer cualidades personales que faciliten el desarrollo de este voluntariado.

Algunas cuestiones de interés

Los voluntarios que participan en el Programa de atención integral a personas con enfermedades avanzadas desarrollan su labor apoyados por responsables de voluntariado y miembros de los equipos de atención psicosocial del Programa. Todas las entidades que participan cuentan con un plan de seguimiento y apoyo a los voluntarios.

Normalmente los voluntarios realizan sus primeros acompañamientos junto a otro voluntario más veterano, a modo de aprendizaje y orientación hasta que se gana experiencia y puedan desarrollar las tareas en solitario.

El tiempo de dedicación es variable dependiendo de la disponibilidad de cada voluntario, las realidades personales determinan hasta qué punto cada persona puede adquirir un compromiso de mayor tiempo.

En cuanto a la ubicación, tras la formación, el coordinador de voluntariado y el propio voluntario establecen en conjunto cuál es el destino más idóneo, bien sean hospitales, domicilios o la propia sede de la entidad.