Este post es fruto de un experimento.  Como seria los post de que dos personas partiendo de una  introducción común la Alegoría de la Caverna de Plantón y de un tema, la situación política y social actual.

El resultado son dos post muy diferentes.  Uno elaborado por Javier Fernandez (@Korine2002) en su blog Mormera.

El otro es el que tienes a continuación

Platón en su Alegoría de la Caverna, 400 años antes de Cristo, describe una cueva en la que se encuentran un grupo de hombres, prisioneros desde su nacimiento.  Sujetos por cadenas que les impiden moverse, y únicamente pueden mirar hacia la pared del fondo de la caverna.  Detrás de ellos, se encuentra un pasillo, una hoguera y la entrada de la cueva que da al exterior.  En el exterior circulan hombres portando todo tipo de objetos, cuyas sombras, gracias a la iluminación de la hoguera, se proyectan en la pared que los prisioneros pueden ver.  Estos hombres encadenados consideran como verdad las sombras de los objetos, esa es su realidad, ya que no pueden conocer nada de lo que sucede a sus espaldas.  Su mundo es la cueva, y esa es la única verdad.

¿Qué ocurriría si dejásemos salir a uno de los presos? Observaría una realidad, con los ojos entrecerrados por el exceso de luz, que nunca hubiera imaginado, luz, colores, sonidos, olores, tonos, matices, relieves, dimensiones, etc., la realidad que creía verdadera, hasta ahora, solo era una copia burda de lo que realmente es el mundo.

Cuando el prisionero vuelve para liberar a sus compañeros y cuenta lo que vio, estos no le creen.  Ese mundo no es posible, no tiene nada que ver con lo conocido, se reirán y burlaran de él, está loco y le criticaran por ir en contra de lo establecido.  Los que tienen estatus en la caverna tendrán miedo a perderlo, y trataran de liberarse de él, con todo tipo de acusaciones, ya que es un peligro para su mundo.

Bueno es una alegoría, en realidad no puede ocurrir ¿verdad? o sí  Dejemos volar la imaginación…..

Durante muchos años los presos vivieron en su caverna convencidos de que esa, era la única realidad posible.  La caverna tenía un sistema muy democrático, regularmente se elegían los líderes de los presos, que actuaban como representantes.  Bien es cierto que con el visto bueno de los carceleros, y en ocasiones impuesto por ellos.  Existían dos tipos de carceleros con especial influencia dentro de la caverna, los prestamistas y los proveedores.  Durante años con este sistema, las condiciones de la caverna fueron poco a poco mejorando.  Es cierto que se produjeron algunas revueltas, pero nunca se alteró el sistema de la caverna.  Solo unos pocos, que fueron acabando en las galerías más profundas se atrevieron a cuestionar el modelo.

Algunos líderes con iniciativa y sensibilidad social dedicaron todos sus esfuerzos a mejorar la situación de sus compañeros.  La caverna se limpiaba con regularidad, algunos idearon sistemas para que las sombras fueran más nítidas, se pulieron las paredes y se les saco brillo, con gran alegría de los allí presentes.  Otros trabajaron para ir teniendo una mejor posición en la caverna.  Lo más cerca posible de la hoguera, era el lugar menos húmedo y que estaba más cerca de la salida.  El aire era más puro y respirable.  También lograban los mejores suministros, aunque eso fuera a costa de otros presos.

Pronto en la caverna fueron aumentando las diferencias, entre los que estaban próximos a los líderes que gozaban de sus favores y la gran mayoría sin privilegios.

Algunos comenzaron a poner en duda esa realidad, muy pocos al principio, es cierto, pero fueron ganando adeptos entre los presos más críticos y desencantados.  Los líderes no les dieron importancia, existía una alternancia en el poder y era difícil poner en cuestión ese reparto.  Además, contaban con el apoyo de los carceleros que defendían el sistema.

Cuando el sistema entro en crisis, los líderes comenzaron a pedir más esfuerzos a los presos, poco a poco vieron como muchos de los derechos que habían ido ganando eran suprimidos para poder mantener la posición de líderes y carceleros.  Los sacrificios eran cada vez mayores, al tiempo que las diferencias cada vez eran más grandes.  Pronto los suministros no alcanzaron para todo y muchos presos fueron expulsados a las profundidades de la caverna.

Los más críticos con el sistema, decidieron intentar salir.  Pero fueron despreciados.  Eran unos locos al margen del sistema, no tenían futuro.  Después de algunos intentos, el 15 de mayo del 2011, mientras la actividad en la caverna era muy alta, pues se estaban preparando las elecciones de líderes locales, un grupo salió al exterior.  Al grito de “lo llaman realidad y no lo es”.  Incluso algunos decidieron quedarse acampados ante la ira de los carceleros.

En la caverna aquello no fue tomado muy en serio.  La mayoría de los presos no le dieron importancia, los líderes no les entendían, con todo lo que hacían por ellos, con lo que se habían preocupado por mejorar las condiciones de la caverna, y sobre todo con los excelentes acuerdos a los que habían llegado con los carceleros.  Es cierto que ellos vivían mucho mejor que el resto de los presos, pero habían trabajado mucho por la mejora de las condiciones de todos.  Sin duda se lo merecían.

Poco a poco, casi sin notarse, cada vez más presos trataban de salir de la caverna, algunos volvían y trataban de convencer a sus líderes de que tenían que cambiar, que estábamos a tiempo, que existía otra realidad, con cosas llamadas colores, relieves, dimensiones…

Los líderes hicieron algunas concesiones ante las nuevas demandas de los presos, pero no estaban dispuestos a salir de la caverna, todo lo que queráis, pero dentro de la caverna.  Siempre ha sido, así y así continuaran las cosas.  Si es necesario mejoremos las condiciones, pero siempre dentro de la caverna.

Aquellos que no estaban de acuerdo, y creían que otra realidad era posible, fueron llamados ANTICAVERNA.  Pronto fueron más, y sobre todo, se fueron organizando y construyendo su propio modelo, tratando de hacer ver, al resto de presos, que se podía salir.  Los líderes les decían que no representaban a nadie, que todo lo que decían era irreal, lo único real era la caverna y sus sombras, no se podía vivir fuera, sería muy bonito, a todos nos gustaría, pero era imposible.  Puro populismo.  Ante el cariz que tomaban los acontecimientos, les decían insistentemente, si queréis dirigir la caverna tendréis que presentaros a líderes, ya que ahora no representáis a nadie.

Por ello, se organizaron al margen de los líderes, establecidos, sin contar con el favor de los carceleros, pero contando con la participación de todos los presos que quisieran unirse a ellos y compartir su proyecto.  Así acabaron constituyendo SALDEMOS.  Además, Saldremos se organizaba de una forma diferente, distinta, algo hasta ahora nunca visto en la caverna.  Fueron creando distintos grupos de acción a los que llamaban GALERIAS.  Cada galería se responsabilizaba de un área de acción concreta y tenía completa autonomía.

En la caverna era, práctica habitual poner la información en las paredes, era el mejor medio de comunicación, la forma habitual de conocer las noticias.  Pronto comenzaron a aparecer pintadas en las paredes descalificando el movimiento.  Querían destruir la caverna que les acogía y daba cobijo, no se podía sobrevivir fuera de la caverna y ellos lo sabían, populistas, demagogos, la caverna es nuestra única forma de supervivencia, quieren que salgamos para morir todos…

Ante la sorpresa de los líderes y los carceleros cuantos más ataques tenía Saldremos, el sistema era puesto más en cuestión y Saldremos tenía más apoyos.  Nadie podía explicárselo, no lo entendían la caverna estaba bien, era segura y confortable.  ¿Cómo habíamos llegado aquí?  Como podían los anticaverna ganar cada vez más adeptos.

Los líderes de acuerdo con los carceleros, se plantearon ofrecer nuevas mejoras en el sistema, acabar con los privilegios, modificar las formas de elecciones, incluso cambiar algunos elementos del LIBRO SAGRADO DE LA CAVERNA.  Pero nunca, nunca, por más que sus propios fieles también comenzaban a decírselo, podían admitir que otra realidad era posible.

Las elecciones de líderes estaban cerca, el nerviosismo aumentaba ¿Realmente otra realidad era posible?